Open/Close Menu Economistas - Abogados - Auditores en Lleida
Cambios generacionales en empresas familiares

Continuidad de una empresa de padres a hijos

 

Entendemos por empresa familiar aquella en la que una o más familias ejercen el control de la propiedad, de la administración y son partícipes en la gestión.

La empresa familiar es un elemento fundamental en nuestra economía, respondiendo a este perfil representan el 85% de las empresas existentes, y generan entorno el 70% del PIB y la ocupación privada.

Pero como contrapartida, solo un 30% de estas acaban pasando en manos de la segunda generación. ¿Por qué pasa esto?

Hay que llevar a cabo un proceso de sucesión para planificar y gestionar el traspaso del negocio, hay que dedicar el tiempo suficiente por que la empresa, y todo el que lo rodea; trabajadores, clientes, proveedores…. se familiaricen con el proceso de cambio, y porque a la vez la nueva administración sea 100% conocedora del funcionamiento de la entidad.

Concretamente, el proceso de sucesión se subdivide en 4 fases:

 

 

 

1.- Planificación

2.- Preparación

3.- Traspaso

4.- Retirada

 

Canvi generacional empreses familiars

 

 

 

En el primer punto de Planificación, hay que diseñar cuál será la hoja de ruta a seguir en el proceso sucesorio. En este caso la figura clave es el empresario, puesto que es quien tiene que visualizar todos los posibles escenarios de sucesión y determinar cuál es lo más ventajoso.
Previamente en la planificación de los posibles escenarios, hay que hacer un análisis de la situación en la que se encuentra la entidad:

  • ¿Es competitiva ante el mercado?
  • ¿Qué valores la definen?
  • ¿Cuáles son los principales familiares implicados?
  • ¿Cuál es el sistema directivo?
  • ¿Cuáles son los aspectos que habría que mejorar?

Hay que conocer la situación de la entidad para poder ser objetivos y analizar exhaustivamente todas las opciones existentes.
Una vez cerrado el primer punto, nos encontramos en la fase de Preparación, la más dilatada en cuanto a tiempo. En esta, ya tenemos el candidato de la sucesión elegido y nos hay que impartir el aprendizaje necesario tanto en términos productivos, como en habilidades de gerencia y liderazgo.

El mejor aprendizaje nace con la combinación entre formación y experiencia; hay que estar en al día en la oferta formativa existente, y a la vez tener experiencia en cada uno de los departamentos empresariales para poder maximizar la productividad en las tareas de gerencia y administración.
Una vez lograda la fase de Preparación, seguimos con la fase de Traspaso¸ donde se inicia el relevo en la dirección de la organización. Este relevo se puede llevar a cabo de forma más o menos progresiva en función del interés del empresario al salir de la sociedad y también en función del acompañamiento que necesite el sucesor.
Durante esta fase, habrá que acordar qué plan de sucesión se pretende realizar, y qué tipo de modificaciones habrá que realizar en cuanto a administración y dominio de participaciones:

 

1.- Órgano administrativo.
Habrá que decidir si este cargo pasa a estar compartido entre las dos figuras (el empresario y el futuro sucesor) mediante una administración solidaria o mancomunada, o si se prefiere delegarlo todo a una única figura.

 

Hay que tener presente la figura del consejo de administración, muy utilizada en empresas familiares, la cual permite la cesión del control sobre las gestiones del día a día al nuevo empresario, pero en cuanto a decisiones más importantes (modificaciones notariales, contratación de pólizas o créditos bancarios, extinción de contratos laborales…), requiere la aprobación de presidente y secretario; figuras que se acostumbran a designar a los antiguos gerentes.

 

2.- Distribución Participaciones.
Habrá que plantear el posible reparto de las participaciones de la sociedad entre los futuros y antiguos socios. Si la cesión de estas se efectuará en un solo golpe de forma total, o si será más gradual para que los antiguos socios puedan seguir efectuando cierto control sobre la sociedad, o bien puedan seguir obteniendo dividendos.
También habrá que estructurar la forma de esta cesión, si se efectuará mediante donación o compraventa, y tener presente tanto la tributación fiscal como las reducciones por continuidad de negocio existente. En cuanto a la tributación y las reducciones os invitamos a releer la entrada al blog https://roigiroig.com/donacion-de-negocio/

Para acabar, la última etapa a tener en cuenta es la retirada¸ etapa que culmina con el plan de sucesión. Es aquí, cuando el empresario deja de ser el gerente, y es el sucesor quien estará al frente de la empresa.
En esta etapa, en función de los acuerdos pactados en relación a las participaciones y órganos de administración (o en relación a alguno otro acuerdo privado acordado), la retirada será total o parcial, pero sí supondrá una reducción en su dedicación al cargo.
Hay que tener muy presente que cada empresa funciona diferente, y por tanto, cada plan de sucesión tiene que estar 100% personalizado, y adaptarse a la situación económica y familiar de la empresa.

 

En cualquier caso, si desea ampliar la información o necesita una reunión para obtener un asesoramiento más concreto, Llámenos al 973 270 670 o escriba a fiscal@roigiroig.com
 

 

Romina Josa Mirada
Departamento Fiscal Contable

Write a comment:

*

Your email address will not be published.